4.3.17

Por la secreta escala_Fratres. Arvo Pärt.


Frates -Hermanos en latín- es una obra del compositor estonio Arvo Pärt (n. 1935) Compuesta en 1977 para la orquesta Hortus Musicus de instrumentos antiguos, también estonia, de Tallinn. La obra de Pärt es continuadora de formas de la Música Antigua de inspiración religiosa, aunque no está compuesta para uso litúrgico. Utiliza un sistema de composición ideado por él, Tintinnabuli, tintineante, del latín tintinnabulum, campana.



“Tintinnabulation es un lugar en el que paseo a veces cuando estoy buscando respuestas -en mi vida, en mi música, en trabajo, en mis horas de oscuridad, cuando tengo la sensación de que todo lo que hay fuera de allí carece de sentido-. Lo complejo y con muchas caras sólo me confunde, y tengo que buscar la unidad. ¿Qué es esta única cosa, y cómo puedo encontrar mi camino hacia ella? rastros de esta única cosa perfecta aparecen en muchas formas, y todo lo que no es importante se va desprendiendo"

Arvo Pärt



Su país, después de la 2G.M. quedó bajo la órbita de la URSS y su música era para el funcionariado soviético demasiado moderna, y sobre todo demasiado religiosa. El ostracismo de aquellos largos años en el paraíso comunista le sirvió para desarrollar su lenguaje musical. Mientras el poder fomentaba el ateísmo, Pärt, experimentaba un mayor interés por las cuestiones espirituales orientándose hacia las músicas religiosas de la antigüedad como el gregoriano. Posteriormente, en 1980, se exilia y toma la nacionalidad austriaca. Volvió después a su país natal, y allí reside.



Aparte de que esta música ha acompañado la realización de esta pintura y por ello el título, la obra de Pärt, es inspiradora por su actitud como creador: un compromiso con el arte que le hace descubrir su propio camino, sin atender a las modas del momento. Esas tendencias que, tantas veces, vienen marcadas por esa obsesión renovadora que viene dada por el mercado del arte: nuevas formas y maneras -muchas veces con origen en el pasado más reciente, y que al cabo de un tiempo se muestran obsoletas. Y de esta manera dejar espacio para los nuevos descubrimientos.



Qué fácil es pensar que a más contenido mayor nivel. Pero en este trabajo la cuestión no es llenar de contenidos, es vaciar. Es crear el espacio, como un cuenco vacío, que la mirada del espectador debe recorrer y -él mismo- llenar. Ese contenido, en el proceso de realización de la obra, es un material que puede servir al comienzo pero del que debemos desprendernos según se desarrolla el trabajo. Me lo imagino como las virutas de la madera que se desprenden según se va definiendo la talla. Es curioso ver tanta y tanta obra que es sólo ese inútil desperdicio, esa escoria que parece cubrir un metal candente interior, pero que en realidad sólo son capas y capas de hueca escoria, procesual, intelectual, crítica, y la más huera y pretenciosa, la  biográfica. ¿A quién le importa quién eres, qué piensas, qué has vivido, qué sientes? Todo ello son capas de las que uno debe desprenderse hasta vaciarse de sí mismo. Y dejar atrás, hasta que lo hecho te resulte extraño, y a la vez sea como tu rostro, que descubres, en el espejo dentro de un espejo.



Esta pintura forma parte de una serie de obras con el título de Por la secreta escala, tomado de los versos de La noche oscura de San Juan de la Cruz, por el camino de la negación espiritual.


  En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía                              
sino la que en el corazón ardía. 
 


óleo sobre lino
133 x 160 x 3 cm.

Julián Valle, 2016.






Frates. Arvo Pärt  (1977)  
Hortus Musicus





 Arvo Pärt - Fratres for eight cellos (1982)

members of the Hungarian State Opera Orchestra
Tamás Benedek, conductor

 http://www.arvopart.org/

10.2.17

El príncipe perdido. Ermita de S. Bartolomé y S. Tirso. Merindad de Sotoscueva. Burgos

Toco
esta circulación que nunca cesa,
que volverá a llevarme junto a ti
hasta el lugar de tiempo en que las aguas
se funden con la tierra, donde el bosque
abre su constelada consistencia 
al fulgor amatista de tu ser
inviolable.



Bronwyn, VIII. Juan Eduardo Cirlot
, 1969.






El río Guareña después de pasar bajo la sombra de hayas, robles,  encinas, de chopos, avellanos,  y alisos  se sume precipitándose en un pozo muy profundo. En esa oscuridad que respira, en una garganta que insaciable lo traga. Esta es una de las entradas conocidas del complejo kárstico más grande de España hasta el 2009 (y el decimoctavo del mundo) con 110 km de galerías subterráneas, y queda a los pies de la Ermita.

















Otra de las entradas a Ojo Guareña es la propia Ermita de San Bernabé, en sus comienzos bajo la advocación de San Tirso, por ello se conserva una talla de este santo -del s. XIII- en el altar. Más adelante, en el s. XVIII, Quedó dedicada a los dos santos, de ello dan fe las pinturas murales dedicadas al martirio de ambos.







burgosesvida.wordpress.com / cuevasturisticas.es

San Tirso fue sentenciado a ser cortado en dos, pero fue imposible ejecutar la sentencia por la dureza de su piel, luego ahorcado, y finalmente decapitado.
El nombre de Tirso, del mitológico thyrsus, o thyrsos en griego antiguo es θύρσος que significa ‘contemplador’, es el tirso de Dioniso (Διόνυσος “hijo de Dios”) El bastón forrado de vid o hiedra rematada con una piña de pino, vara mágica para los conjuros, axis mundi, imagen a la vez masculina y femenina, eje que comunica los diferentes mundos: los superiores, el visible y los inferiores. Pues axis mundi puede ser una montaña, o un árbol, lo puede ser una torre, una cuerda, o una cruz.
San Bernabé colaborador y compañero de Pablo de Tarso, murió lapidado. Se atribuye a Bernabé la Epístola de Bernabé. En su segunda parte llamada los Dos Caminos nos dice que el ser humano puede elegir entre un camino de vida y luz, y otro de muerte y tinieblas. Volvamos a ese espacio de luz, que es la Ermita, como antesala de la oscuridad de las galerías.

Aunque se desconoce la fecha de su primera reforma, la ermita, como eremitorio rupestre, puede remontarse al s. VII. Esta sería la fase del santuario dedicado al culto cristiano, ya que existen fases anteriores, hay pinturas y grabados y otras evidencias, con una secuencia cultural que abarca desde el Paleolítico Medio (Cueva de Prado Vargas, donde se encontró industria lítica del Musteriense) a la Edad Media. (Arte Rupestre en el Karst de Ojo Guareña - UNED) No sólo se detectan por el arte parietal, hay sectores sepulcrales, huellas de pisadas e improntas de grupos humanos en zonas de más difícil acceso: algunos hallazgos localizados a distancias superiores a un kilómetro desde sus respectivas entradas, normalmente en las galerías superiores. En la parte más alejada de las galerías principales (a la vista de las marcas dejadas por las teas en las paredes) y después de lo que que podría haber sido un “santuario” en la II Edad del Hierro,  en una zona laberíntica –Vía Seca- se encontró el esqueleto de un individuo que parecía haberse perdido en la oscuridad de las galerías. (Arqueología en Ojo Guareña) Se halló a 500 m de la luz exterior, junto a él una pequeña represa artificial para recoger el agua de las estalactitas. El esqueleto, con una altura aproximada de 175 cm, aparece, como en un último reposo, en posición decúbito supino con los brazos cruzados sobre el pecho. Es curioso que la tradición popular cuenta la leyenda de un príncipe perdido, príncipe celta, en el laberinto oscuro de esta cueva.



El “príncipe” (austrigón-cántabro) en el lugar de su hallazgo,
actualmente en una urna del Museo de Burgos. 
(Grupo Edelweiss)



Cinturón y fíbula de codo encontrados junto al esqueleto, siglo VI a.C. 
(Grupo Edelweiss)

30.1.17

La poética del espacio



Las ondas y los silencios tienen delicadas correspondencias. Dice  Edgar Poe (La casa de Usher): los objetos, en la noche, "irradian suavemente tinieblas". Las palabras murmuran. Todo oído sensible sabe que es un poeta el que escribe en prosa; que en un momento dado la poesía viene a dominar el sentido. En suma, en el orden de la audición, tenemos una inmensa miniatura sonora, la de todo un cosmos que habla en voz baja.


(…)


¡Pero qué lentitud meditativa habría que saber adquirir para que viviéramos la poesía interior de la palabra, la inmensidad interior de una palabra! Todas las grandes palabras, todas las palabras llamadas a la grandeza por un poeta son llaves de universo, del doble universo del cosmos y de las profundidades del alma humana.




La poética del espacio (1958) es una de las obras principales de Gaston Bachelard. No es un intrincado libro “de filósofo”. Más que escribir, habla. Lo hace de una forma natural, como el río caudaloso que avanza lento incorporando las fuentes que lo nutren. Habla, como indica el título, de la poética y de las metáforas del espacio. Un espacio donde se proyecta la imaginación, que nos sirve para preguntarnos sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Habitamos nuestro cuerpo, la habitación donde estamos, la casa… el mundo todo extensión: conectados como el hilo al tejido. A la pregunta de Heidegger contesta Bachelard: sí… poéticamente habita el hombre.


 Gaston Bachelard et sa fille Suzanne. Vers 1935.
CAPHES, Fonds Georges Canguilhem, GC. 43. (D.R.)

28.10.16

Mineral, misterioso, bello._María Oriza_CAB

-Pevsner y Gabo.

Hay una vertiente en escultura iniciada por los hermanos Antoine Pevsner y Naum Gabo (alma del que llamarían  realismo constructivo en la Rusia de los primeros años veinte) de la que podía ser continuadora -y revitalizadora- María Oriza. No son formas cerradas que interrumpen (irrumpen) la continuidad espacial y establecen una relación vacio-lleno. No existe la dicotomía real/no real. Recuperan esa relación arte-ciencia que algunos podían pensar perdida, tan fructífera -y tan natural- en épocas anteriores. Es oportuno recordar que estas posiciones idealistas -a nivel político- de Pevsner y Gabo fueron consideradas "heréticas" en la Rusia comunista. Fueron acusados de "burgueses progresistas" y tuvieron que "emigrar". Tiene un sonido curiosamente "familiar" eso que decía Aleksei Gan -del Grupo Octubre de artistas de vanguardia- en 1922: " el arte es como la religión (...) el arte ha muerto (...) abandonemos nuestra actividad especulativa y apliquemos las bases sanas al campo de la realidad, la construcción práctica".


-Mineral, misterioso, bello.
Puede que la belleza en nuestra sociedad moderna, al llenarse de significados, se haya vaciado de sentido. Por ello hay quien tiene el atrevimiento de descalificar llamando "bella" a una obra de arte. Seguramente aplica malintencionadamente este calificativo confundiéndolo con lo que es simplemente amable. Por otra parte, la belleza no es patrimonio del objeto ya que la obra depende del sujeto que lo percibe. Exige un "interés" -especialmente- cuando es un arte "desinteresado" y libre de muletillas teóricas.
Personalmente prefiero una obra que brote natural hasta los ojos, sin necesidad de pirotecnia teórica, y sin ese pesado andamiaje –justificación- que sólo sirve de lastre para la mirada. Es preferible que la obra de arte permanezca -o repose- latente...y muda.

Las piezas de María cuando estamos junto a ellas –no frente a ellas- trasmiten una belleza rara, como de algo que siempre estuvo allí, pero que nunca fue visto por ojos humanos...como un bosque jurásico. Y como un bosque recuperado -con pasión y delicadeza- de un tiempo perdido se nos presenta ante la mirada, mineral, misterioso, y bello.

 limbo páramo 2016-2014

María Oriza
"Fortaleza derramada"
Inauguración,hoy, a las 20:00h. en la Espacio -2 del CAB de Burgos. Del 28 de octubre de 2016, hasta el 29 de enero de 2017.
www.mariaoriza.com
Esculturas en cerámica con gres y óxidos metálicos.
Equilibrio-circular-II.-64 x 40 x 42 cm. (foto superior)
Érebo.-145 x 145 x 16cm.(inferior)

Invitación de la exposición (junto a estas líneas)