23.11.20

El crepúsculo

 

Ese maravilloso poema parece que nos muestra, sólo a nosotros, en la intimidad de la lectura, esos pocos elementos engarzados, como si fuera una brillante joya en la penumbra. El microcosmos del huerto absorbe y conecta todo el Universo. Y nosotros, de la mano de Juan Ramón Jiménez, sentimos el fogonazo de ese misterio: 
 
Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando;
y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.
 
...Y quedamos ahí, mirando al cielo estrellado donde también brillan las estrellas ya extintas.
Hay otro poema, este con un atardecer, y comienza así:
 
Ha consumado el crepúsculo
su holocausto de escarlata...
 
Pues cuentan -Luis Racionero es uno de ellos- que Juan Ramón había dado instrucciones a su criada para que cuando apareciesen los primeros tonos rosados y anaranjados en el cielo le avisase sin tardanza.
Así que ella entraba presta en el estudio y le decía: " ¡¡señorito...el crepúsculo!!" 
 
A mí me parece una anécdota deliciosa. Qué hermoso debía ser sentarse en este porche de Fuentepiña, en la Finca Santa Cruz de Vista Alegre, y contemplar el misterio de las últimas luces: nuestro misterio.
 
 

 

No hay comentarios: