23.11.18

Defensa de la contemplación: Bartolomé Rey y Julián Valle





La suprema, la única operación del arte consiste en dar forma.

Goethe



Nos encontramos con muchas formas de practicar el arte de la pintura. Una de ellas, probablemente la menos frecuentada, es ser objeto y producto de la contemplación*. Un arte que se revela tras un abandonarse a un discurrir que busca su cauce. Es un conocimiento que surge como revelación. Ella, la pintura, delicadamente germina al dejarse inundar por esa experiencia, la contemplativa, que es pura disolución en el objeto contemplado hasta vaciarse de certeza o intención. Germina como un eco.

Llega la pintura como un viento leve que acaricia esas hojas que parecen existir sólo para ese encuentro, para ese aire. Y ocupa su espacio como si fuera un aroma, o un rumor, ante los ojos. Aparece, y el alma lo reconoce y sale a su encuentro con ansias en amores inflamada: que el eco pareciera ser la propia voz.





*La pintura, precisa de la meditación para llegar –dice Cristino de Vera- "a un grado más alto, que es el de la contemplación". En Diálogos con Cristino de Vera en la Fundación C. de V. Citado por Román Delgado en El Diario.es, 18/09/2016.







Defensa de la contemplación: Bartolomé Rey y Julián Valle
inauguración: jueves 29 de noviembre a las 19:30 h
Del 29 de noviembre de 2018 al 10 de enero de 2019
De lunes a sábado de 17 a 21 h. Domingos y festivos de 11 a 14 h.

AR+51 galería de arte
C. de Venancio González, 13, 45001 Toledo

tel. 925 252 181 - 678478061
www.armas51.com