9.9.19

El tejido del mundo_edilicia rupestre

  
Julián Valle 2019
Acuarela y tinta s. papel khadi 400g.
136 x 96 cm


La verdad no "habita" únicamente al "hombre interior", o mejor dicho: no hay hombre interior alguno, el hombre está en el mundo, y es en el mundo donde el hombre se conoce a sí mismo.    
Maurice Merleau-Ponty (1)





El conjunto del proyecto -el más ambicioso que tengo la oportunidad de hacer hasta el momento- toma su nombre del tissu du monde de Merleau Ponty. Es un itinerario -como nos dice la RAE- es la descripción de un camino con expresión de los lugares, accidentes, paradas, etc., que existen a lo largo de él.
Encontraremos o descubriremos, en este itinerario, presencias y ausencias, y la propia presencia en este tejido del mundo extenso que habitamos todos. Qué es lo que queda ahí, en un hueco, como en un cuenco,  qué queda en otras memorias, en los espacios que fueron habitados. Qué es ese hueco, espacio, lugar, la taza vacía del Tao Te King.

He dibujado "contenedores", necrópolis, edificios horadados en la roca. He escogido espacios del eremitismo rupestre (reales, que he visitado) por ser aquellos de los que apenas queda memoria. Es difícil precisar el inicio de su construción (ss. VI - X): no hay motivos arquitectónicos, o son propios de un arco temporal muy extenso.  Son parcos en detalles útiles para datarlos, y los restos arqueológicos son escasos en el entorno: son poco más que cuevas. 

Julián Valle 2019
Acuarela y grafito s. papel khadi 400g.
136 x 96 cm



Resulta curioso, o revelador, que algunos lugares hayan dejado rastro en la toponimia mientras que ha desaparecido cualquier referencia en otras fuentes.
Poco sabemos de sus usos, de sus moradores, algo lógico viniendo de personas y grupos aislados, apartados en sus desiertos particulares: una forma extrema de vivir la espiritualidad, de escaparse del mundo. Pocos rastros deja quien no pretende dejar rastro. El medievalista Fray Justo Pérez de Urbel nos decía que un hombre que se retira de la sociedad deja dificilmente su huella en la historia.(2) Dirá por otra parte Lao Tse que El buen andar no deja huella tras sí.


Julián Valle 2019
Témpera s. papel khadi 400g.
136 x 96 cm.


Cuando planifico las rutas consulto publicaciones históricas y arqueológicas, pero, en relación con el apartarse, o la emboscadura, he acudido también a otras lecturas. Se ha publicado un libro -lo he disfrutado- cuyo interés está en mostrar la actualidad de ese escaparse que ya no se limita a una cuestión religiosa, o espiritual....¿o acaso lo sigue siendo?:

Manual de escapología de Antonio Pau  

Edilicia rupestre:


López Quiroga, J.(coord.), Martínez Tejera, A.M. (coord.) In concavis petrarum habitaverunt. El fenómeno rupestre en el Mediterráneo Medieval : de la investigación a la puesta en valor. Archaeopress, U.K. 2016.

Monreal Jimeno, L. A. Eremitorios rupestres altomedievales. El alto valle del Ebro. Universidad de Deusto, Bilbao, 1989.



(1) Merleau-Ponty, M. Fenomenología de la percepción, Península, 1994. P.11.

(2) Pérez de Urbel, J. El eremitismo en la Castilla primitiva. Citado por Monreal Jimeno en su Introducción a Eremitorios rupestres altomedievales.




Julián Valle 2019
Acuarela y grafito s. papel khadi 400g.
96 x 136 cm




5.7.19

Parvus Mundus. Arroyo de los Navares. Navares de las Cuevas, SG

12.08.2018 - a las 20:57h.

Desde el pueblo parte un camino paralelo al Arroyo de los Navares. Es una delicia pasear por allí en cualquier momento del año, pero especialmente ahora, en el verano. Vamos cubiertos por este denso bosque de ribera y acompañados por el canto de diferentes especies de pájaros. Algunas veces coincidirán en cantar tantos que será difícil identificarlos.

Hay ramales del camino que se hunden en la espesura, y hasta este pequeño arroyo tiene sus afluentes: manantiales que nacen en las paredes calizas de este pequeño valle. Y dependiendo de su procedencia, así son sus colores. Y los aromas se multiplican como los diferentes cantos. Y el tiempo, en este rincón de placeres sencillos, discurre como ese canto leve de las fuentes. Y la respiración inunda nuestro interior. Y al tiempo algo se escapa de nuestro ser: a
caso sea el alma. Y va para extenderse, como una sombra más entre esas sombras palpitantes de brillos, en los arroyos.


Cuaderno Parvus Mundus 
Arroyo de Navares, Navares de las Cuevas, Segovia
Cieno, musgo, achicoria, manzanilla sobre papel

41°24'19.5"N 3°44'28.8"W



13.5.19

Rufo Criado_Cuando veo a través del espesor del agua


  
Derivas nº2
Rufo Criado, 2016
Acrílico s. lienzo impreso
195 x 130 x 4 cm.


Cuando veo a través del espesor del agua * 

Textos para la exposición Confluencias (fucsia y arcilla) sobre la obra de Rufo Criado en el Museo Municipal de Cerámica de Aranda de Duero.: Julián Valle, Campillo de Aranda, marzo 2019.


Puerta

Antes de pasar el umbral abrimos la puerta. Imaginamos el trabajo paciente del carpintero, el alisado y cepillado de las molduras. Como sobre la materia viva crea ángulos, líneas, curvas. Presenta ante la vista una regularidad en las superficies, y esta regularidad contiene y pone aún más en evidencia -como el más bello contrapunto- las líneas de vida de la vetas. Desde la vista, sin embargo, necesitamos extendernos más hacia adentro, hasta lo táctil. Y ahí, en ese mar de ondulaciones apenas perceptibles estará nuestro gozo: pues es esta la caricia que «toma posesión de la sustancia profunda».[i]


Esta es una labor que pertenece a un tiempo, y a un tempo, el del artífice; solo él podría deleitarse elaborando las piezas internas de esta cerradura que vemos en la puerta: haciendo delicados dibujos geométricos o esquemáticos en esa parte que por siempre permanecerá oculta, como la maquinaria de un reloj. Oculta para todos, menos para sus ojos deslumbrados ante los derroteros marcados por la propia obra. Él al igual que el artista cuya obra ahora contemplamos vivirá la fascinación por las formas, y en el caso del pintor también por el color que las contiene o las envuelve.
Es como si formas y colores emanaran «de las cosas mismas, como el dibujo de las constelaciones. Entre él y lo visible los papeles inevitablemente se invierten. Por eso han dicho tantos pintores que las cosas los miran».[ii] Emanan, las atraviesan y nos atraviesan, e incluso en el cuadro su ser emerge: «pinto acaso para surgir»[iii] dice el pintor. Rufo podría decir -dando color a las formas y las esencias- que emerge atravesado por la respiración del paisaje: desde un rincón recoleto entre edificios de hormigón, en el detalle de una azulejería…o desde ese río entre arboledas y campos labrados, en ese valle que ve desde el porche del estudio. Ciertamente en todo «hay verdadera inspiración y expiración del ser».[iv] Quién allí, contemplando el atardecer en un día de verano, cuando se percibe un silencio, que no es ausencia si no presencia… como la presencia de un rumor. Presencia cercada por el sonido de algún pájaro que parece manar del mismo silencio, y al que devuelve con su canto profundidad y sentido. Quién allí no siente todo ello muy dentro de sí: sentir -como diría Cézanne- que «la naturaleza está en el interior».[v]



Ornamentales nº 33
Rufo Criado, 2015
Acrílico s. madera
45.5 46 x 4.5 cm.


Refugio

En qué momento el ser humano busco geometrizar lo que le rodeaba. Si nos remontamos a los orígenes, acaso podría ser por su condición de nómada: constantemente mudándose entre lo sinuoso de la cueva, para después construir la geometría del refugio al aire libre: entre la oscuridad y la luz, el agua que mana y el cielo, la curvatura y el ángulo.

Lo vemos en las primeras manifestaciones de aquello que hemos dado en llamar arte. Y que pasa desde un naturalismo magdaleniense –coexistiendo- a esa abstracción aziliense donde se pone de relieve esa importancia del gesto[vi] que ya delata un lenguaje complejo. Donde el artista como creador de un mensaje -que diría Leroi-Gourhan-

ejerce a través de las formas una función simbolizadora [...] la necesidad, al mismo tiempo física y psíquica, de proporcionar al individuo y al grupo social un punto para asirse del universo, de realizar la inserción del hombre, mediante el aparato simbólico, en el mundo móvil y aleatorio que lo envuelve.[vii]

Este mensaje también aparece en la arquitectura primigenia que podría también entrar en relación con esa geometrización y abstracción que encontramos en diferentes periodos de la prehistoria. Pues esa estructura de la primera cabaña del cazador también es, además de refugio, un asidero, un signo, una extensión de su propio cuerpo puesta en relación con la inmensidad. Un espacio a su medida, nuestra medida, reconocible y donde reconocernos. Un refugio dentro de un universo desconocido y misterioso, aquí bajo los pies, y más allá del horizonte.

Tríptico Intercatia
Rufo Criado, 2016
Acrílico s. lienzo impreso
92 x 220 x 4 cm.


Signos
Ha quedado atrás el umbral y ya estamos de nuevo en la orilla del río. La crecida ha depositado ramas que parecen colocadas con la precisión que tienen los signos de una caligrafía desconocida. Aparecen en la sombra del pájaro, y en el dibujo en las alas de la mariposa. Aparece una ligera brisa y tiemblan los reflejos del carrizo en el remanso del río jaspeados por el azul del cielo. Son signos.

Signos que no pueden constituir señales, ni avisos. Y que si nos remitimos a ese aviso del puro sentir que vive envuelto en el olvido en todo hombre, se nos aparecen como figuras y signos impresos desde muy lejos, y desde muy próximo; signos del universo.[viii]


 

Ornamentales nº 35
Rufo Criado, 2015
Acrílico s. madera
45.5 46 x 4.5 cm.


Son estas formas y colores las que salen a nuestro encuentro, emanan decíamos antes. Y son las que en el estudio del pintor van surgiendo del cuadro como si siempre hubiesen estado allí desde siempre. Él observa ese brotar sintiendo, como ocurre al ver los estratos geológicos, los entrelazados de una yesería o un bosque, que hay una “lógica”, un sonido interno, «una vibración de las apariencias de la que surgen las cosas»,[ix] y que este brotar es el que el pintor fija, primeramente para sí mismo, en un cuadro, y luego para nosotros que cruzamos el umbral de la puerta para visitar esta exposición. Este es el trabajo sencillo del artista, en la estela de otros con idéntico compromiso. Como aquel pintor que «según sabemos por la señora Cézanne, se paraba y lo observaba todo con los ojos muy abiertos: “germinaba” con el paisaje».[x]

* Maurice Merleau-Ponty. El ojo y el espíritu.Madrid: Mínima Trotta, 2017, p. 54.

[i]Esta definición de caricia es a la que se refiere el escritor Michel Tournier al recordar a su maestro Gaston Bachelard, cuando en su cátedra de filosofía en la Sorbona les hacía admirar la “la textura compleja e inteligente de la peonza de madera (…) que el niño toca (incluso chupa) tanto como mira”. Algo que parece solo posible con estas materias que poseen profundidad. En Tournier, Michel. Celebraciones. Barcelona: El acantilado, 2002, p. 17.
[ii] Maurice Merleau-Ponty, op. cit., p. 29.

[iii] Ídem. El pintor es André Marchand.

[iv] Ídem.

[v] Ibídem., p.24.

[vi] Hace solo treinta años, el historiador Francesco D’Errico, mediante análisis microscópicos MEB (microscopio electrónico de barrido) descubrió la importancia del gesto en la elaboración de los grabados en cantos azilienses, desterrando la hipótesis anterior que suponía que eran simples anotaciones: en un mismo yacimiento “el conjunto de la decoración de estas piezas se realizó con el mismo útil y en un tiempo muy breve, quizá de una sola vez”. André Leroi-Gourhan. La prehistoria en el mundo. Madrid: Ediciones Akal, 2002, p. 460.

[vii] André Leroi-Gourhan. Las religiones de la prehistoria. Barcelona: Editorial Lerna, 1987, p. 75-76.

[viii] María Zambrano. Claros del bosque. Barcelona: Editorial Seix Barral, 1990, p.108.

[ix] Maurice Merleau-Ponty. La duda de Cézanne. Madrid: Casimiro, 2018, p.47.

[x] Ídem., p. 46.


Rufo Criado Confluencias (fucsia y arcilla) 

Del 17 de mayo al 24 de agosto de 2019
Calle Don Julián y Don Romero, 3 y 5
Aranda de Duero. Burgos

Horarios:
viernes de 12 a 14h. y de 18 a 20 h.
sábados y domingos de 12 a 14h.
Tel.:  666 06 84 29