7.9.21

Désir __ Scriabin / Glenn Gould __ I Have Seen Similar Stones · Hildur Gudnadottir_ El tejido del mundo 21.08

El tejido del mundo 21.08.

Deux Morceaux Op.57 n°1, Désir Alexander Scriabin, Glenn Gould

I Have Seen Similar Stones · Hildur Gudnadottir
Julián Valle, 2021
Acuarela, pincel seco y grafito s. papel khadi 320 g. /m²
Ø56 cm.

 

“El pensar es como una vigilia, o más un ahondar que un avanzar. Si el conocer tiene que ver con lo que se puede poner de frente –objetivar- , definir y representar, el pensar aspira a remontar más allá de la presencia y de la representación.”[1]

Josep Mª Esquirol

 

Anatomía de una obsesión es el atinado subtítulo, en la edición española, de un ensayo sobre el ciclo de Lieder Viaje de invierno  (Winterreise) de Schubert, escrito por el tenor e historiador inglés Ian Bostridge. Cada uno de los poemas de Wilhelm Müller que dieron pie a estas canciones se abre, como en todo buen ensayo, a otros mundos paralelos: se diría que florecen…como rizomas, ya que se desarrollan “ahondando”. Así es todo cuando algo se desarrolla desde una admiración constante ante todo lo existente. Es puro deseo: fuente de placer en la que hay siempre algo desconocido, vacío que es necesario llenar y que nunca se sacia ya que esa es la fuente oculta de la que mana el deseo. Deseo.

Cada capítulo se presenta con el poema-canción correspondiente. El dedicado a la canción Sueño primaveral (Frühlingstraum) el poeta da voz al soñador, y recuerda las hojas y flores que se ven en los cristales, en invierno. Comienza con una cita del Walden de Thoreau sobre la “ternura inexpresable” y la “frágil delicadeza” que sugieren los fenómenos del invierno [2], como esas maravillosas “flores de hielo”. Flores que parecen ecos de otras flores. Bostridge nos habla del catálogo infinito que comienza Wilson Bentley (The Snowflake man) desde su cabaña en una granja de Vermont, fotografiando cristales de copos de nieve. Catálogo interrumpido al fallecer este, en 1931, “después de andar diez kilómetros de regreso a su casa bajo una tormenta de nieve”. El deseo de crear ese catálogo infinito de microcristales fue el motor de su existencia: ¿hay acaso mejor forma de que se extinga la llama de tu vida que abandonarse a un deseo? Fundirse en un deseo.

Dibujar, anhelo insaciable, y breves momentos en los que parece que hemos conseguido llegar a ese punto de posesión del objeto de deseo. Y llegados a este punto de distensión sumergirse en otras imágenes para volver a sentir esa tensión, pues “nada ama tanto en el ímpetu de la figura como el punto de inflexión”[3]. Más allá del deseo.

Precipitarnos en este universo remoto y diminuto, de –posiblemente- cientos de años[4], de la aspicilia calcárea. Incrustada en la piedra ¿dónde está el límite entre lo vivo y lo inerte? ¿Hay una sensibilidad en la piedra como lo consideraba la doctrina hilozoísta?  Cuál es la conexión de este microcosmos con otras escalas mayores. Según dibujaba, cada pequeña piedra era una perla brillando en la oscuridad de la noche: disolución de todo deseo.

 

 

El tejido del mundo 21.08. Julián Valle, 2021 (detalle)


También brillan en la oscuridad:

Astrónomos captan la primera imagen de un agujero negro

 I Have Seen Similar Stones · Hildur Gudnadottir · BJ Nilsen · Stilluppsteypa



[1] Josep Mª Esquirol, La penúltima bondad. Ensayo sobre la vida humana, Acantilado, Barcelona, 2018, p. 172.

[2] Ian Bostridge, Viaje de Invierno de Schubert. Anatomía de una obsesión, Acantilado, Barcelona, 2019, p. 197 y ss.

[3] Rainer María Rilke. Los Sonetos a Orfeo. Antología poética. Espasa-Calpe, Colección Austral, Madrid,  1982, p. 153.

[4] “Los líquenes son organismos vivos que crecen de forma continua y constante con una tasa de crecimiento lenta, pudiendo alcanzar hasta los 10.000 años de edad (…) Los líquenes Aspicilia calcarea crecen 0,98 mm/año.” Javier Elorza y Rubén Higuera-Ruiz. Abrasión mecánica… Revista de la Sociedad Geológica de España v. 29 p.16

 

La pintura de Miguel Galano en Utopia Parkway: desde Fougères a Alfama.


 
 
El comienzo de la temporada de exposiciones se abre con una grata sorpresa: los cuadros de Miguel Galano en Utopia Parkway. Veo la naturalidad con la que se relaciona el catálogo de esta exposición y este rincón -con banco- junto al río. El río, como su pintura, ha sido siempre el mismo aunque sea distinto cada día, dependiendo de todo aquello que le nutre. Las luces iluminan sus fondos...pero es la memoria y su aliada la imaginación quien los define y nos define: si acaso necesitan definición. Pues el "desvelamiento" es ahí fuera, en "la superficie", y es también en los "adentros". Su sonido, como el río, es un "bajo continuo" con toques, aquí o allá: una voz llamando en la distancia, o el campanil de la torre, o la conversación en una lengua desconocida en el "abismo de los pájaros". Cada cuadro es representación, fluir como la luz y el tiempo, como la fuente... y es un remanso de la vida. Gracias Galeria Utopia Parkway, y gracias Miguel.
 


 
 
 
 
 
Publicación de la Galería Utopia Parkway
Diseño de Manuel Fernández y textos de Avelino Fierro
sobre la pintura de Miguel Galano.