4.3.17

Por la secreta escala_Fratres. Arvo Pärt.


Frates -Hermanos en latín- es una obra del compositor estonio Arvo Pärt (n. 1935) Compuesta en 1977 para la orquesta Hortus Musicus de instrumentos antiguos, también estonia, de Tallinn. La obra de Pärt es continuadora de formas de la Música Antigua de inspiración religiosa, aunque no está compuesta para uso litúrgico. Utiliza un sistema de composición ideado por él, Tintinnabuli, tintineante, del latín tintinnabulum, campana.



“Tintinnabulation es un lugar en el que paseo a veces cuando estoy buscando respuestas -en mi vida, en mi música, en trabajo, en mis horas de oscuridad, cuando tengo la sensación de que todo lo que hay fuera de allí carece de sentido-. Lo complejo y con muchas caras sólo me confunde, y tengo que buscar la unidad. ¿Qué es esta única cosa, y cómo puedo encontrar mi camino hacia ella? rastros de esta única cosa perfecta aparecen en muchas formas, y todo lo que no es importante se va desprendiendo"

Arvo Pärt



Su país, después de la 2G.M. quedó bajo la órbita de la URSS y su música era para el funcionariado soviético demasiado moderna, y sobre todo demasiado religiosa. El ostracismo de aquellos largos años en el paraíso comunista le sirvió para desarrollar su lenguaje musical. Mientras el poder fomentaba el ateísmo, Pärt, experimentaba un mayor interés por las cuestiones espirituales orientándose hacia las músicas religiosas de la antigüedad como el gregoriano. Posteriormente, en 1980, se exilia y toma la nacionalidad austriaca. Volvió después a su país natal, y allí reside.



Aparte de que esta música ha acompañado la realización de esta pintura y por ello el título, la obra de Pärt, es inspiradora por su actitud como creador: un compromiso con el arte que le hace descubrir su propio camino, sin atender a las modas del momento. Esas tendencias que, tantas veces, vienen marcadas por esa obsesión renovadora que viene dada por el mercado del arte: nuevas formas y maneras -muchas veces con origen en el pasado más reciente, y que al cabo de un tiempo se muestran obsoletas. Y de esta manera dejar espacio para los nuevos descubrimientos.



Qué fácil es pensar que a más contenido mayor nivel. Pero en este trabajo la cuestión no es llenar de contenidos, es vaciar. Es crear el espacio, como un cuenco vacío, que la mirada del espectador debe recorrer y -él mismo- llenar. Ese contenido, en el proceso de realización de la obra, es un material que puede servir al comienzo pero del que debemos desprendernos según se desarrolla el trabajo. Me lo imagino como las virutas de la madera que se desprenden según se va definiendo la talla. Es curioso ver tanta y tanta obra que es sólo ese inútil desperdicio, esa escoria que parece cubrir un metal candente interior, pero que en realidad sólo son capas y capas de hueca escoria, procesual, intelectual, crítica, y la más huera y pretenciosa, la  biográfica. ¿A quién le importa quién eres, qué piensas, qué has vivido, qué sientes? Todo ello son capas de las que uno debe desprenderse hasta vaciarse de sí mismo. Y dejar atrás, hasta que lo hecho te resulte extraño, y a la vez sea como tu rostro, que descubres, en el espejo dentro de un espejo.



Esta pintura forma parte de una serie de obras con el título de Por la secreta escala, tomado de los versos de La noche oscura de San Juan de la Cruz, por el camino de la negación espiritual.


  En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía                              
sino la que en el corazón ardía. 
 


óleo sobre lino
133 x 160 x 3 cm.

Julián Valle, 2016.






Frates. Arvo Pärt  (1977)  
Hortus Musicus





 Arvo Pärt - Fratres for eight cellos (1982)

members of the Hungarian State Opera Orchestra
Tamás Benedek, conductor

 http://www.arvopart.org/

No hay comentarios: