29.2.12

Poéticamente habita el hombre.





La piel como un río. 11.12 -Valdonde-
Julián Valle 2011, pastel s. papel.29.7 x 42 cm.













El poetizar construye la esencia del habitar. Poetizar y habitar no sólo no se excluyen. No, poetizar y habitar, exigiéndose alternativamente el uno al otro, se pertenecen el uno al otro.[1]

Poéticamente habita el hombre está tomado de un poema Hölderlin. Esta poética no es un universo irreal dominado por unas figuras literarias que dejan de ser medios, para convertirse en una acumulación de elementos que hacen del poema un bello cascarón vacío. No, no es lo poético como género literario que pertenece al reino de la fantasía,[2]Hölderlin en una carta a su hermano lo dice claramente:

La poesía despierta la apariencia de lo irreal y del ensueño, frente a la realidad palpable y ruidosa en la que nos creemos en casa. Y, sin embargo, es al contrario, pues lo que el poeta dice y toma por ser es la realidad.[3]

Para Heidegger la esencia del arte es la poesía, el carácter del arte es el proyecto por medio del cual surge algo nuevo como verdadero.[4]
Al igual que devuelve a las palabras a su sentido original, devuelve también el fragmento cuidadosamente al poema: a ellos lanza su pregunta e interroga para encontrar la respuesta:

¿habitamos “nosotros” poéticamente?[5]



[1] Martin Heidegger. «…poéticamente habita el hombre…», en Conferencias y artículos. Barcelona: Ediciones del Serbal, 1994, p.176.   
[2]Ibidem, p.167.   
[3] La poesía dicha en un sentido amplio, entendiéndose como creación en el sentido original griego: todas las BBAA son poéticas. Ver Martin Heidegger. «Hölderlin y la esencia de la poesía» En Arte y poesía. Trad. Samuel Ramos. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica de Argentina, 1992, p.143.
[4] Hans-Georg Gadamer. La verdad de la obra de arte.Heidegger en castellano 
Extraído de H.G. Gadamer. Los caminos de Heidegger. Trad. de Angela Ackermann Pilári. Barcelona: Herder, 2002. Los caminos de Heidegger recoge una serie de conferencias y artículos escritos por Gadamer entre 1964 y 1995 en relación a la figura de Heidegger.
[5] Martin Heidegger. «…poéticamente habita el hombre…», op. cit., p.176.    

No hay comentarios: